miércoles, 12 de noviembre de 2008

Insultos

Mi querida hija va a clases de fútbol sala. Es la única niña. Ésta es la conversación que tuvimos el otro día.

QH: Mamá, en fútbol los niños medicen pequeñaja...
Yo (haciendo otra cosa): mmm...
QH: Y dicen que soy fea porque soy negra...
Yo (levanto la cabeza, el corazón me empieza a latir a cien por hora): mmm...
QH: ...pero en realidad soy canela, ¿sabes? Entonces X se puso conmigo. Somos igualitos, igualitos, ¿sabes? Nos pusimos así (se pone un brazo junto al otro) y somos del mismo color.
Yo (con el corazón ya completamente fuera de control e intentando disimular la tensión): ¿Tú crees que las personas que son negras son feas?
QH (como si yo acabara de decir que la gente tiene tres cabezas): Noooooooooooooo.
Yo (respirando): Claro que no. Esos niños no tienen ni idea. No les hagas caso. Lo importante no es lo que dicen ellos, lo importante es lo que tú sabes.
QH (pasando a otra cosa): ¿Puedo jugar al ordenador?

Mis conclusiones:

La gente de este pueblo es mala y racista.
La gente de este pueblo educa muy mal a sus hijos.
Como los pille, me los como.
Mi hija no cree que las personas negras son feas.
Enfrentada a una agresión, mi hija fue capaz de 1) comprender que esa gente no tenía razón, 2) encontrar un aliado para defenderse (X es un niño latinoamericano) y 3) contármelo.

Hablé con el profesor que, claro, no le dio importancia. Yo estoy segura de que la insultan con lo que encuentran porque es la única niña y están defendiendo un territorio (el fútbol) que creen ser exclusivamente masculino. El hecho de que mi hija sea negra y, además, emocionalmente frágil la hace un blanco más fácil de atacar.

Estoy hasta el gorro de la clase de fútbol. Fue nuestra querida hija la que quiso ir e insistió hasta que la apuntamos. Pero es dos días a las semana y con la música otro día y la fisioterapia otro, casi no le queda tiempo para jugar. Además, es justo a la hora de la siesta, con lo cual está agotada y de muy mal humor cuando empieza. Casi todos los días se queda llorando. Le hemos dicho que si lo quiere dejar tiene que esperar a Navidad, porque no puede estar apuntándose y borrándose de las actividades constantemente. Lo que se empieza se acaba. Aún así, esta mañana en el desayuno (nuestra asamblea diaria), decidimos que a partir de ahora sólo irá un día para que esté más tiempo en casa.

Sé que esto no es más que el principio para nuestra querida hija, que tendrá que pasarse su vida luchando por su dignidad como mujer "de color". Espero ser capaz de darle las herramientas y las armas para salir bien de esta lucha.

12 comentarios:

Lyd dijo...

Creo que tu niña es inteligente y tiene personalidad. Lo que dices de haberse enfrentado a eso y habértelo contado lo demuestra. Seguro que pasareis por cosas así, e iuncluso peores, pero lo más importante es saber estar en un lugar donde esa gente no está. Desde luego esas personas (como otras) no valen la pena, y no lo digo por los niños, por supuesto, sino por la educación que se les da, el ejemplo es tan importante...
Respecto a lo del fútbol... ayyyyy, si esos hombres y mujeres supieran la de mujeres que juegan a fútbol! Muchísimas (yo entre ellas), yo les he visto sorprenderse gratamente al ver a un equipo femenino jugar... como si fuesen de otro planeta... como diciendo "esto existe?"... jajaja" me tengo que reir.
Y no en todos los colegios o lugares las cosas son así, yo entreno equipos escolares en los que hay niños de color, en los que juega alguna niña y en los que todos se respetan, es cuestión de suerte.
Sólo quiero daros ánimo y fuerza para luchar contra lo injusta que es la gente.
Un abrazo a tu vuestra niña futbolera!

Arce dijo...

Gracias Lyd!

Edea dijo...

Te voy a contar una conversación entre mi hijo y yo pero justo al revés.

Gordi: mamá, a gimnasia ritmica se pueden apuntar niños??
Yo: claro cariño, se puede apuntar quien quiera que le guste.
Gordi: pues en mi cole no va ningún niño a gimnasia ritmica!
Yo: pues no les gustará, tu quieres apuntarte?
Gordi: no, porque si me apunto mis amigos se van a reir de mí
yo: cariño, te puedes apuntar a lo que quieras si es que te gusta, ya sabes que mamá siempre te dice que cada persona puede hacer lo que le guste con su vida
Gordi: mejor me apunto a tenis.

Mi hijo sólo tiene 5 años y sus amigos igual con lo cual estoy contigo en que la gente no educa bien a sus hijos, ni aquí, ni en china ni en un pueblo de la extremadura profunda a no ser que en su familia se vivan situaciones "especiales". Este camino va a ser duro compañera.

besitos y ánimo para tí y para mí tb.

Arce dijo...

Sí, Edea, va a ser duro.

Te cuento un detalle de mi primer hijo, que murió cuando tenía cuatro años:

-Mamá, a mi no me gusta el color rosa.
-Pero si te encanta el rosa. Te pasas el día con tu tutú rosa, que es tu disfraz favorito
(Se lo piensa)
-Sí, en casa me gusta el rosa pero en el cole no.

Somos familias-fortaleza, protegiendo a nuestros hijos de la sociedad y ofreciéndoles un lugar utópico donde desarrollarse.

Julieta dijo...

Que pena que le digan esas cosas, lo importante es que entiende que no tienen razón, como dijiste =)

De chica yo casi siempre era la única niña en grupos de varones, y la verdad no me la hicieron nada fácil, me costó hacerme un lugar. En aquella época no pude jugar fútbol porque a mi mamá no le hacía mucha gracia que no haya otras niñas y siempre lo lamenté (igual empecé a jugar los 25, jeje). Como diríamos acá, "háganle el aguante", como vienen haciendo =)

Salu2!

Arce dijo...

Gracias Julieta.

Yo también jugaba al fútbol de niña, pero en la calle, no en un equipo organizado.

Era la época en que el fútbol era un deporte. Después la cosa se salió de madre y ahora le tengo mucha manía.

Reocnozco que estoy bastante rayada de los deportes de élite: tanto dinero, tanto cotilleo, tanta droga.

¡Ahora sólo me gusta el deporte paraolímpico!

Bego dijo...

Hola Arce,

Acabo de descubrir tu blog y me está gustando mucho. Hoy has escrito un comentario en el mío, un "amén" breve y certero, jeje.
Sólo quería saludarte y desearte suerte para tu proceso. Me encantan las dos conversaciones que he leído de los niños. Son geniales! Los niños son los seres más inteligentes de la tierra, aunque no lo creamos.

Saludos

Bego

encantada dijo...

Para ser el principio, creo que tu niña ha empezado con muy buen pie. Puedes sentirte orgullosa... ¡y seguir respirando hondo!

¡Ánimo chicas! :)

amparo dijo...

Mira, yo creo que deberías hablar con las madres o padres de los niños que le han hecho el comentario a tu hija, por las buenas, porque quizas no sean racistas y agradezcan que se lo digas. A veces los crios si quieren molestar van a donde mas duele. Porque aunque ella se defiende bien, debe sentirse protegida por vosotras; y deberiais resolver la situacion de una manera educativa, reconociendo los niños que lo que han dicho no esta bien. No lo dejes correr.
Un abrazo

amparo dijo...

Mira, yo creo que deberías hablar con las madres o padres de los niños que le han hecho el comentario a tu hija, por las buenas, porque quizas no sean racistas y agradezcan que se lo digas. A veces los crios si quieren molestar van a donde mas duele. Porque aunque ella se defiende bien, debe sentirse protegida por vosotras; y deberiais resolver la situacion de una manera educativa, reconociendo los niños que lo que han dicho no esta bien. No lo dejes correr.
Un abrazo

amparo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arce dijo...

Gracias bego, encantada y amparo por vuestros comentarios y por acercaros a mi blog.

Amparo,
creo que tienes razón y que debo hablar con las madres de los niños (salvo uno, los padres no se pasan nunca por las actividades extraescolares en este pueblo). El martes veré si mi hija me puede señalar exactamente quién se lo dijo y puedo localizar a alguna madre.
No tenemos mucha relación con la gente del pueblo porque nuestra hija va al colegio (público) del pueblo de al lado, así que en realidad conozco bien poco a estos niños y sus familias.