lunes, 2 de marzo de 2009

Una carga


El otro día estaba hablando con mi nueva jefa, E, y, cómo no, salió el tema de nuestra adopción. Cuando E supo que nuestro ofrecimiento es para un niño o una niña con discapacidad o enfermedad crónica su pregunta fue:


"¿Y no te da miedo que sea una carga para tu hija en el futuro?"


La gente siempre piensa en las personas con discapacidad como una carga, como *dependientes*. Y sin embargo, las personas sin discapacidad se supone que somos *independientes*.
¿Cómo sé yo que mi querida hija no se va a meter en drogas o cualquier otra cosa y acabará siendo una carga para mi futuro hijo/a con discapacidad?
He estado pensando mucho en esto y he llegado a la siguiente conclusión:
Todas las personas tenemos la capacidad, el derecho y el deber de crear riqueza y participar de la riqueza que creamos.
La sociedad tiene la capacidad, el derecho y el deber de crear las situaciones necesarias para que todas las personas podamos crear riqueza, empezando por la educación de todos los niños y niñas, y siguiendo por la abolición de toda discriminación en el mundo laboral y empresarial.
Pero a E le tocó la respuesta corta: "No".
Foto: los crocos ya florecen en mi jardín.

4 comentarios:

Lau...rulando ya!!!... dijo...

Di que si!

Un abrazo a las 3!

Lau y Bego.
http://abrazogigante.blogspot.com/

Inma Cardona dijo...

Hola guapa, cuanto tiempo sin escribirte! La respuesta corta es la más común, la que más utilizamos y es que hay gente que tiene que abrir mucho su mente para poder entender la respuesta larga. ¿Una carga? Fíjate, ya no son personas con derechos, ni con dignidad, su existencia se reduce a eso, una carga, ¿porque la raza humana será tan sumamente egoista? La verdad que podíamos ir quitando de en medio a nuestros padres por si algún día son una carga, esa simplicidad de pensamiento da tanta pena...
Nosotras a lo nuestro, a demostrarle al mundo que cabemos todos y que nadie es mejor que nadie, que no somos cargas, si no PERSONAS. Un beso Inma

Eba dijo...

Hola, acabo de descubrir tu blog, me llamo Eva y espero poder adoptar como monoparental algún día (aún no he empezado siquiera los trámites). Te voy a contar mi experiencia como hermana de una "carga" como te dicen por ahí. Bueno, lo primero decir que lo que si tienes es una buena "cruz" con tener que oír esos comentarios, jeje.

Tengo un hermano con bastante retraso mental y recuerdo que una vez una señora le dijo a mi madre que tenía que ir buscando un centro para internarlo allí y no dejar "esa carga a sus hijas", palabras textuales.

Mi hermano es retrasado y dependiente, eso es verdad, pero es mi hermano, y por supuesto nunca he tenido una imagen de el como una carga a evitar, es mi hermano y lo quiero. Si, es cierto que preferiría que fuera "normal" (palabra muy utilizada en estos caso, yo no la uso hasta que alguien no me explique qué es ser normal), pero la vida es dura y siempre tengo presentes las palabras que me madre nos ha repetido desde pequeñas: - Esto es una lotería, piensa que así como le ha tocado a él te podría haber tocado a ti.

Una vez me dijo un amigo que las personas con algún caso de estos en su familia son personas especiales, con una empatía y una humanidad excepcionales, así que seguramente en este sentido el caso de mi hermano me ha aportado algo que nunca podría haber tenido de otra manera.

un abrazo

Le dijo...

Hola!
Acabo de descubrir tu blog.
Estamos en proceso de adopción de hermanos. Nunca le habíamos dado tanta importancia a las discapacidades, de no ser por todo lo que han insistido en entrevistas, etc... Estamos buscando información, como nos han aconsejado. Enhorabuena por tu familia y piensa en reabrir el blog, aunque sea una entrada al mes.
Un saludo y gracias:
Le