martes, 2 de diciembre de 2008

Por fin entregamos los papeles de la adopción nacional "normal"


Odio esa palabra: "normal". Para que nos entendamos, nosotras estamos de "número uno" en la lista de familias que esperan un niño o una niña en la adopción nacional con el apéndice "de necesidades especiales" y ayer entregamos los papeles para solicitar la apertura de un expediente de adopción nacional sin apéndices.

Cuando la adopción nacional sin apéndices abrió en la Comunidad de Madrid, nos detuvimos a pensar si abrir un expediente o no. Decidimos que cómo estábamos de "número uno" en la adopción con el apéndice "de necesidades especiales" y tendríamos niño/a antes de que el IMMF pudiera tramitar la apertura del expediente, no valía la pena intentarlo.

Después llamé a Meniños y me dijeron que estaban recomendando a todo el mundo que abriera expediente en la adopción nacional sin apéndices.

Desganadas y decepcionadas, nos pusimos a reunir los papelotes y ayer, por fin, los fuimos a entregar.

Estamos desganadas y decepcionadas porque sabemos de buena tinta que ahora mismo están asignando niños a las familias que abrieron expediente hace cuatro años. ¿Y de verdad creen en Meniños que no tendrán un ofrecimiento para nosotras en los próximos cuatro años? Y si tenemos que esperar cuatro años para un/a niño/a, nuestra hija se criará como hija única en el momentos más formativo de su vida. Y, encima, como queremos un niño o una niña con discapacidad o enfermedad crónica, nuestro ofrecimiento es exactamente el mismo que en la adopción con apéndice y como las dos usan el mismo pool de niños y niñas, ¿qué diferencia puede haber en abrir el expediente o no??

Desesperante.

Pero lo abrimos, porque por nosotras que no quede.

Yo espero que sea como meterte en la ducha cuando esperas una llamada: ahora que hemos terminado el pepeleo, nos llamarán de Meniños.

Mi querida esposa dice que me relaje, que tardaremos años en tener a Nº3, si es que lo/la tenemos algún día.

Llevamos esperando desde abril 2008. Estamos, según Meniños, "número uno" desde el verano. Esto es un decir, si hay un niño al que le convenga más la familia número 134, se lo asignan a la familia 134, como debe ser.

Es muy difícil esperar.
Foto: coches hechos con pan de brioche y chucherías. Las ruedas son rollos de regaliz, sostenidas con ejes de Mikado, los faros son Lacasitos y los conductores ositos de gominola. Éstas son las cositas con las que ocupamos el tiempo en esta casa.

3 comentarios:

ordago13 dijo...

sin querer decir ninguna burrada y con el maximo respeto posible.
y sin parecer mal apoyo 100% que gente de toda condicion sexual puedan adoptar en mismas condiciones pero
¿porque niños con alguna discapacidad?
¿es porque nadie quiere adoptarlos?

solo ese comentario muchas gracias por hacer un blog asi... comprometido

republica libertaria de las tortugas

Arce dijo...

Hola Ordago13,

gracias por el comentario.

¿Porqué un niño o una niña con discapacidad?

1)¿Porqué no?
2)Porque creemos que la discapacidad es una manifestación más de la diversidad humana.
3)Porque nosotras abrazamos y celebramos la diversidad.
4)Porque como lesbianas sabemos lo que es ser objeto de prejuicios y estereotipos y que no se nos tenga en cuenta a la hora de tomar decisiones.
5)Porque no pensamos que el tipo de diversidad funcional de una persona la defina.
6)Porque nos da igual.

Podría listar muchas más razones, pero me doy cuenta de que la verdadera es que nosotras hemos hecho un camino vital que nos ha traído aquí y otra gente no lo ha hecho. Punto.

Sí hay gente que quiere adoptar a niños con discapacidad. Estamos, por ejemplo, nosotras.

En fin, me has hecho pensar en el poema de Frost:

Two roads parted in a yellow wood
And I,
I took the one less travelled by.
And that has made all the difference.

Un beso,
Arce

Miss Fiamma dijo...

Es hermosa la foto. Eso es la normalidad. ¡Dios mío, en qué mundo nos ha tocado vivir!
Un abrazo y adelante, chicas!!!!!