jueves, 18 de diciembre de 2008

Cómo empezó el Club Arcoiris


Algunas de vosotras os habéis interesado por el Club Arcoiris y me habéis pedido que explique mejor qué es, cómo funciona y cómo se podría organizar uno en vuestro barrio o vuestra localidad. Hoy voy a hablaros un poco que cómo empezamos esta aventura y otro día comentaré un par de cosas que me parecen básicas para organizar un club así.
El tiempo de las sombras
Cuando decidimos tener hijos, en 1999, buscamos recursos para madres lesbianas en Internet y, por supuesto, no encontramos nada en castellano, pero sí encontramos un grupo en Queernet llamado Moms. Moms es un grupo de madres lesbianas que lleva la tira de años funcionando y donde hay madres de todo el mundo, aunque principalmente de EEUU. Las mujeres de Moms nos acogieron con los brazos abiertos y contestaron a todas nuestras preguntas y ansiedades. Y lo primero que nos dijeron, lo primerito, es que era muy importante que nuestros futuros hijos conocieran otros niños y niñas con madres lesbianas.
En aquel momento, en España, esto de la maternidad lésbica no existía en los medios y aunque estábamos bien relacionas en el ambiente, no conocíamos a nadie que tuviera un proyecto como el nuestro.
El grupo de Cogam y las primeras amigas
Nació nuestro hijo, Número Uno, y nos enteramos de que en Cogam había un grupo de familias. Fuimos y, efectivamente, conocimos a una serie de familias homoparentales. El grupo era una especie de tertulia para madres lesbianas y padres gays. Estaba dirigido por una psicóloga y era un poco terapia de grupo. Nos dimos cuenta de que las familias que había allí eran sobre todo familias que tenían algún tipo de conflicto: hombres gays que se divorciaban de sus mujeres o parejas de lesbianas que estaban en el armario con sus hijos desde hacía años. Había unas chicas que tenían un hijo por inseminación, como nosotras, y empezamos a quedar con ellas por nuestra cuenta.
No tengo nada contra la terapia de grupo, pero nosotras no buscábamos este tipo de grupo, donde los mayores hablan y los niños se quedan en casa con la canguro. Buscábamos un grupo de familias donde pudieramos acudir como familia y donde nuestro hijo se pudiera relacionar con otros niños.
Las chicas de la sierra
Un día Mili, de la librería Berkana, me dijo que tenía unas amigas que vivían en la sierra y que tenían una hija. Nosotras nos acabábamos de mudar a la sierra y estábamos empezando a darnos cuenta de que iba a ser muy difícil bajar con frecuencia a Madrid.
Así que llamamos a estas chicas y las fuimos a ver con nuestras amigas de Madrid.
Fue sencillamente genial. Conectamos en seguida y empezamos a quedar con asiduidad.
Se unen más familias
Al cabo de un tiempo, coincidimos con unas amigas mías de cuando la universidad y nos quedamos alucinadas cuando nos dijeron que se mudaban a la sierra y que iban a tener un hijo. Empezamos a quedar con ellas y a invitar tambien a las otras familias, pero la familia que vivía en el centro de Madrid dejó de venir por la distancia.
Pasó el tiempo y yo me hice amiga de una chica hetero que tenía un hijo de la edad del nuestro. Un día, me dijo que su hermano tenía una amiga que era lesbiana y tenía mellizos y vivía en la sierra. Es la familia de los mellizos de la que ya he hablado antes. Ellas también se unieron al grupo.
El Club Arcoiris
Ya éramos cuatro familias y nos reuníamos unas cinco o seis veces al año en casa de alguna. La familia que recibía llamaba por teléfono a las otras y les decía el día en que quedábamos, normalmente un domingo, porque mi mujer trabaja los sábados. A cada familia se le asignaba un plato: unas traían el primer plato, otras el segundo y las terceras el postre. La familia anfitriona ponía los platos, vasos, etc, la bebida (que pesa más) y muchas veces hacía una ensalada o una sopa, lo que es difícil de transportar, vaya. Quedábamos a la una, para que los niños comieran temprano, y después comíamos nosotras mientras los niños dormían la siesta (los pequeños) o jugaban (los grandes).
Estuvimos así unos años. Nos llamábamos en broma "el Club Arcoiris". Nacieron niños y murieron niños, aprobamos oposiciones, cambiamos de trabajo, abrimos empresas, cambiamos de casa, y siempre ahí estaba el Club Arcoiris. Se aprobó la Ley (ya sabeis cual) y hubo bodas y papeleos de adopciones. Y ahí siempre estaba el Club Arcoiris. No había mucha información que no tuvierámos entre todas.
La explosión
Fuimos conociendo a más familias y algunas amigas empezaron proyectos de maternidad, pero nadie se unía al Club. Y de pronto, un buen día, una de las chicas del Club me llama diciendo que unas amigas suyas se quieren unir, y después una madre soltera, y otra, y en cosa de dos semanas pasamos a ser nueve familias. Y después doce.
Las cosas se complicaron. Organizar un encuentro se volvió algo bastante más complejo. Ya no era plan de estar llamando a la gente, acordándote de a quién hay que llamar porque no lo cogió la primera vez, de quién traía tortilla y quién filetes, etc. Empezamos a comunicarnos por email, lo cual planteó problemas de protección de datos. Las casa se nos hacían pequeñas (el primer encuentro multitudinario agrupó a cerca de treinta personas) y muchas de las chicas nuevas eran del centro de Madrid, con lo cual sus casas eran minúsculas. Además, de pronto las distancias eran enormes y muchas de las chicas del centro no tenían coche.
Nuestro primer orgullo
Pero una cosa buena de ser tantas es que la unión hace la fuerza. De pronto se empezó a hablar de ir a la mani del orgullo como grupo de familias. Yo ya llevaba años enfadada porque no había grupo de familias en la mani de Madrid (en Barcelona, la gente de la FLG lleva años acudiendo a la mani de allí), pero no encontraba a nadie que quisiera venir como grupo. Había intentado montarlo con el grupo del Cogam, pero no era uno de sus objetivos, y después con todas las familias que encontraba. Nada. Yo me enfadaba y echaba pestes contra el armario, el miedo, la falta de visibilidad.
Así que podeis imaginar mi estupor y felicidad cuando un día llego a una reunión del Club Arcoiris y alguien me dice "Oye, ¿y si vamos a la mani este año?" ¡¡¡SÍIIIIIIII!!!
Y fuimos, como ya os he contado aquí. Fue genial.
Mi sueño
Me he dado cuenta de que doce familias son muchas. No podría renunciar a ninguna de ellas, pero es imposible mantener el nivel de frecuencia y el tipo de relación que teníamos cuando eramos cuatro familias.
Las distancias y los problemas logísticos hacen que sea muy difícil hacer reuniones, aunque siempre falte una familia o dos. Por ejemplo, este sábado vamos a ir a un espectáculo. Sólo vienen las familias del club original porque a las otras sencillamente les pilla muy lejos ir a la sierra. Cuando hacemos cosas en Madrid ocurre lo contrario.
Por eso últimamente estoy soñando con otro tipo de organización:
1) multitud de Clubes Arcoiris: uno en cada barrio de Madrid, uno en cada pueblo de la sierra. Cada uno con cuatro o cinco familias, que se reúnen cuando les apetece, donde les apetece, para hacer lo que les apetezca. Si el grupo crece demasiado, pluf! se divide en dos y punto. ¿Os imaginais dos Clubes Arcoiris en Móstoles? Es posible. Por lo menos hay bastantes familias homoparentales en Móstoles para hacerlos.
2)un grupo Yahoo o lo que sea en el que estemos todas las familias de todos los Clubes Arcoiris, donde podamos hablar, dar ideas, comunicar cosas, lo que sea.
3)un gran encuentro anual en una gran sala: comida, juegos, música, una fiesta inolvidable para todas las familias de todos los Clubes Arcoiris de Madrid.
4) ¿Y porqué no de todo el estado español?
5) ¿Y porqué no de todo el mundo?
You may say I'm a dreamer. But I'm not the only one. Maybe someday you will join us and the world will be as one.
Foto: el Club Arcoiris en el Orgullo 2008 de Madrid. Un grupo de mujeres con camisetas verdes bajo un arcoiris de Ikea. En la camiseta pone: "una familia más".

7 comentarios:

Edea dijo...

Me parece una idea maravillosa, ojalá pudiese hacerse. Yo trabajo en móstoles aunque vivo en otro pueblo cercano pero no nos importaría contactar con familias de mostoles, getafe, alcorcón, leganés....etc y hacer el nuestro.
De momento en nuestro propio Club Arcoiris ya somos dos familias (la de Abril y la nuestra) y Eva y Chelo de Santander vendrán cuando bajen a Madrid. Aunque nos gustaría que se uniera más gente. Quizá si tu conoces a alguien nos podrías poner en contacto. O desde aqui animo a las que lo lean y les apetezca a pasarse por mi blog o mandarme un mail.

Besos

edea1979@gmail.com

Magui dijo...

Muy buena idea! Desde acá acompañamos con entusiasmo el proyecto y esperamos que siga creciendo día a día. Nos pasa aquí que cada vez más familias se nos acercan para compartir experiencias y nos vamos nutriendo mutuamente, es fantástico.
Un abrazo!

Abril dijo...

bueno..creo que otra family quiere entrar...aunque nos dara el toque de color...te parece bien samanta?

...nos dejareis ir con vosotras al orgullo 2009..aunque seamos poquitas y no vivamos en la sierra????...porfiiii....

me encanta lo del club¡¡¡¡bueno A. esta loca...llevaba unos años sin tanto jaleo en casa y la tenia con mono...

encantada dijo...

Muchas gracias por contar cómo empezó todo, Arce. Quiero que sepas que comparto tu sueño, me encantaría formar parte de la red de redes de grupos arcoiris algún día, aunque por el momento mi pareja y yo no tengamos niños. ¡Es una idea estupenda! :)

Arce dijo...

Hola chicas,
gracias por los comentarios.

Edea: les doy tu email a unas chicas que viven en Móstoles (¿o es Alcorcón?) y que están en proceso. Ellas conocen a otras que también viven por la zona.

Abril: ¿qué quieres decir con "el toque de color"?
Y, por supuesto que podeis venir a la mani. Este año convocamos a todos los grupos de familias homoparentales y a todas las familias homparentales individuales del estado. Vinieron unas chicas de Barcelona y una chica soltera de Andalucía, pero nadie más, aunque muchas familias habían expresado interés. Para 2009 será igual. Yo organizaré el grupo pero todas las familias homoparentales que estén en Madrid ese día serán las bienvenidas.

Encantada: me parece importante que las parejas o las personas que estén pensando en tener hijos conozcan a familias homoparentales. En nuestro grupo hay chicas en proceso.

Un beso,
Arce

Edea dijo...

gracias arce, dáselo con toda confianza.

Silvia y Raquel dijo...

Nos gustaría saber si hay algún club Arco Iris en Barcelona,pues no conocemos a nadie ya que vivimos en un pueblo de la costa y vamos a formar en breve nuestra familia.Gracias